Deducciones Fiscales

1 diciembre 2015

Cuando comenzó el actual periodo de crisis, del que aún nos estamos recuperando, todo el sector de la I+D+i estaba preocupado por la repercusión de los recortes sobre las ayudas directas. Dichas preocupaciones tenían fundamento y las dotaciones presupuestarias de los distintos programas ministeriales se redujeron de manera evidente.

No obstante, los incentivos fiscales por I+D+i no sólo no se han reducido, sino que además se han potenciado (por ejemplo con la reciente Ley de Emprendedores) durante los últimos ejercicios. De hecho, los últimos años se ha notado en el sector un incremento del número de proyectos certificados, bien por la entrada de nuevas empresas o por el aumento de la actividad en este sentido de empresas más veteranas.

Como contrapartida, los criterios impuestos desde el Ministerio, ENAC y las entidades certificadoras se han vuelto más exigentes, y eso lo acaban padeciendo las empresas, siendo cada vez más necesario aportar información adicional y con mayor grado de detalle para evidenciar las novedades técnicas y certificar un proyecto.

Por estos motivos, y el hecho de en cualquier campo de actividad es una garantía contar con profesionales con amplía experiencia, resulta aconsejable, ahora más que nunca, recurrir a consultorías especializadas en la gestión de proyectos e incentivos a la realización de actividades de I+D+i como Prointem, para preparar los expedientes de certificación y maximizar sus posibilidades de éxito.

Por José Antonio Palomar Pérez, Consultor I+D+i de PROINTEM