CDTI PID – ¿Financiación o Ahorro Fiscal?

20 febrero 2017

Sin duda alguna, el CDTI, tras más de 40 años de existencia, se mantiene como principal Organismo nacional de apoyo a la I+D+i en nuestro país.

Si bien, con el aumento de la oferta crediticia, sobre todo durante 2016 y lo que va de 2017, se ha dejado notar cierta caída de la demanda. Sus préstamos, aunque ya en el 0% de interés, han perdido atractivo, sobre todo en el caso de empresas con una buena salud económico-financiera.

Así, sus líneas tradicionales de apoyo a la I+D+i a través de proyectos nacionales, las de los proyectos PID (I+D) y LIC (línea directa de innovación) encuentran a veces dificultades para constituirse en fórmula de financiación principal de muchos proyectos interesantes.

Sobre todo, si se trata de proyectos que no se realizan en zona Feder, dónde la parte del tramo no reembolsable es más importante, alcanzando el 30%. Así, zonas que concentran buena parte del tejido industrial español como Madrid, Cataluña y el País Vasco, sólo optan a un 10% (gran empresa) o 15% (Pyme) de tramo no reembolsable y el resto es préstamo.

Esto deriva en muchas ocasiones a la paradoja de que a los que les resulta más interesante e incluso más necesaria la financiación sean los que más dificultades encuentran para alcanzar la financiación del CDTI. Es el caso de micropymes con una estructura económica muy ajustada o empresas de mayor tamaño que atraviesan ciertas dificultades financieras.

Pero, ¿qué pasa con el ahorro fiscal que conlleva un proyecto CDTI? Pues esta es la parte que a veces más motiva a muchas empresas para hacer el trabajo de presentar y gestionar un proyecto en el CDTI, sobre todo si no tienen problemas para financiarse en el mercado. El Informe Motivado que emite el CDTI para sus proyectos de I+D (PID), no para los LIC, que no lo llevan asociado, genera importantes deducciones fiscales por I+D+i, aunque dicho informe, a todos los efectos, sea de carácter ex ante.

Nos encontramos entonces en el caso de los proyectos CDTI nacionales en la dualidad que supone que para algunas empresas su financiación sea muy preciada y, para otras, en cambio, sea simplemente un añadido al beneficio fiscal que implica la aprobación de un proyecto en este organismo, máxime teniendo en cuenta el presupuesto limitado que suele aprobarse en la línea PID, que no da para una cantidad importante de préstamo con el que hacer más apreciable el beneficio del corto diferencial de interés con respecto a un préstamo de mercado.

Para analizar los pros y los contras, antes de trabajar en la preparación de un expediente CDTI lo mejor es ponerse en manos de una Consultoría I+D+i, que realice una proyección realista teniendo en cuenta las características del proyecto y de la empresa.